Reclamarle a un cliente que pague (de manera correcta)

El cliente siempre tiene la razón (excepto cuando no paga)

Hay momentos en que puedes poner a prueba una buena experiencia de cliente. Es justo cuando reclamas cantidades de dinero a tu cliente. En la venta de servicios o cualquier asunto que exija pagos continuados es un tema clave ya que tu cliente puede interpretar una pérdida de confianza o respeto hacia el que le reclames que pague, aunque estés en tu pleno derecho. A veces somos nosotros los que tenemos cierto complejo en pedirlo. Ten en cuenta que si has cumplido, tienes perfecto derecho a exigir tu pago, no es una donación ni un favor, es tu dinero a cambio de tu trabajo, pero no está de más andar con el tacto adecuado. Sigue leyendo