Como evitar Guerras de precios

“El supremo arte de la guerra es doblegar al enemigo sin luchar.”

 Sun Tzu

 

En las guerras no gana nadie. En ninguna. Aunque parezca que los que ganan en las guerras de precio son los clientes esto no es cierto. Cuando hay que bajar tanto que tu propio margen se ve comprometido vas a tener que recortar en calidad y eso es lo peor, para ti y para tus clientes.

En una Guerra de precio lo primero que se pierde es la confianza y luego viene el intercambio de clientes de menor valor. Hay que evitarlo. Los costes de las ventas van a ser los mismos o más y te vas Sigue leyendo

Anuncios

Que hacer después de una fuerte subida de precios

“Los errores pequeños son los mejores”

Moliére

En fidelización hay dos momentos sensibles: después de una visita de la competencia o fuerte oferta generalizada de esta y después de una fuerte subida de precios.

En el caso de una fuerte subida de precios el problema es aun mayor si cabe ya que el cliente se suele sentir abusado y en muchos casos traicionado en su confianza y esto va en proporción a lo grande o continuada que sean estas subidas.

Desde luego , a veces no queda mas remedio que hacer una subida fuerte. Ya sea por pérdida de margen  por culpa de nuestros proveedores o por imperativo de nuestros superiores, pero ¿Qué podemos hacer en estos momentos tan sensibles? Sigue leyendo

Reclamarle a un cliente que pague (de manera correcta)

El cliente siempre tiene la razón (excepto cuando no paga)

Hay momentos en que puedes poner a prueba una buena experiencia de cliente. Es justo cuando reclamas cantidades de dinero a tu cliente. En la venta de servicios o cualquier asunto que exija pagos continuados es un tema clave ya que tu cliente puede interpretar una pérdida de confianza o respeto hacia el que le reclames que pague, aunque estés en tu pleno derecho. A veces somos nosotros los que tenemos cierto complejo en pedirlo. Ten en cuenta que si has cumplido, tienes perfecto derecho a exigir tu pago, no es una donación ni un favor, es tu dinero a cambio de tu trabajo, pero no está de más andar con el tacto adecuado. Sigue leyendo